21 de diciembre de 2016

El barrio Saladillo y sus baños, patrimonio rosarino

La historia de uno de los barrios más antiguos de la ciudad.

Por Arq. Ricardo Miranda

El origen de la propiedad de las tierras  sobre las que se emplaza la ciudad de Rosario se remonta a la merced que recibiera el Capitán Don Luis Romero de Pineda en 1689 por parte del Gobernador  y Capitán General de la Provincia del Río de la Plata. Estas se extendían sobre la costa del Río Paraná, desde el arroyo de la Matanza al sur hasta el Arroyo Salinas (hoy Ludueña) al norte. Fue justamente por el punto medio de la rivera, en la desembocadura del Arroyo Saladillo donde tomó posesión de las mismas:

 "... en este paraje del Saladillo.... como a veintiocho leguas de la ciudad de Santa Fe cae entre medio del paraje que llaman de Salinas y matanzas... dí posesión al Capitán Luis Romero de Pineda de las tierras referidas y le coxí por la mano y lo metí en posesión  real y actual jure domine belcuasi de dichas tierras de día claro como a las quatro de la tarde en concurso de gente y en señal de posesión...y esto en dicho paraje del Saladillo en veintisiete del mes de Diciembre del año de mil  seiscientos i ochenta nueve en este papel comun a falta del sellado..."

Conocido como el Pago de los Arroyos, la posterior subdivisión de sus tierras por venta o sucesión se hizo por lonjas paralelas con frente al Paraná y cuyos fondos se extendían hasta dar con la jurisdicción de Córdoba.

En 1873 la Municipalidad creó  las aldeas de San Francisquito al oeste, Ludueña al norte y  Saladillo al sur, hoy Roque Sáenz Peña.

“Rosario entre dos siglos (1890-1910)” Fotografías de Santiago y Vicente Pusso. Escuela Superior de Museología de Rosario. Editorial Municipal de Rosario. 2007

El Saladillo

Saladillo se encuentra en el límite sur del municipio, ocupando las parcelas heredadas originalmente por una de las hijas del Capitán Romero de Pineda, Doña Juana Romero de Pineda de Gómez Recio. Entre los bienes declarados por dicha señora en sus tres testamentos figuran: “.....una estancia poblada en una legua intitulada la concepción en el camino de buenos aires con todos ganados mayores y menores….”

En una rinconada en la desembocadura del arroyo al Paraná se encontraría su casa y el oratorio, donde veneraban a una imagen de Nuestra Señora de la Concepción, que le diera  nombre a la estancia.

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

A Juana la heredó su hijo, Juan Gómez Recio y a este, su esposa y sus tres hijas. La lonja mantuvo a través del tiempo sus dimensiones originales. Hasta la primera mitad del siglo XIX, y a pesar de las sucesivas sucesiones y compra-ventas habidas, éstas siempre fueron ent