8 de febrero de 2017

Investigadores rosarinos descubren el mecanismo que hace fuerte a la Salmonella

Esta bacteria, causante de distintas infecciones, desarrolló una forma de neutralizar el efecto del cobre para sobrevivir en ambientes hostiles.

Por Cecilia Leone

Cuando las células del sistema inmune humano detectan microorganismos invasores los eliminan mediante un proceso llamado fagocitosis, durante el cual las células internalizan – ‘meten’ en su interior – estos microorganismos, en compartimentos específicos denominados fagolisosomas, para su posterior inactivación, degradación y muerte.

Uno de los mecanismos que usan las células del sistema inmune para limitar el crecimiento de las bacterias es eliminar las cantidades de hierro y zinc, elementos que el patógeno necesita para crecer. Al mismo tiempo, el ambiente donde se encuentra la bacteria se enriquece en cobre, que actúa como agente intoxicante, un fenómeno conocido como inmunidad nutricional.

En los últimos años se demostró que el cobre juega un papel fundamental en el proceso de inactivación de bacterias, y que patógenos como Salmonella desarrollaron herramientas para limitar el efecto tóxico de este metal, poder prosperar dentro de la célula infectada y continuar así con el proceso infeccioso.

“Estudiamos como Salmonella enterica controla los niveles de cobre y vimos que usa un mecanismo muy diferente al de bacterias similares. En la mayoría de ellas hay un sistema especial de reconocimiento y de eliminación del exceso de cobre. En Salmonella ese sistema ancestral se perdió, y sabemos que estuvo porque quedó una cicatriz que muestra que esos genes estuvieron en algún momento en su genoma”, explica Fernando Soncini, investigador principal del CONICET en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR, CONICET-UNR).

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

A diferencia de los organismos eucariotas, las bacterias no tienen núcleo. Las de tipo Gram negativas, como Salmonella enterica, tienen además el espacio periplasmático, que está comprendido entre la membrana plasmática y la membrana externa. Estos element