10 de mayo de 2017

Descubren nuevas características de una superbacteria muy peligrosa

Científicos del CONICET Rosario descubrieron que la luz modifica diversos aspectos de la vida de la bacteria Acinetobacter baumannii que es multirresistente a antibióticos y dañina para la salud humana según la Organización Mundial de la Salud.

Por Ana Paradiso

CONICET Rosario

Investigadores del  Centro de Estudios Fotosintéticos y Bioquímicos (CEFOBI) de Conicet Rosario descubrieron nuevas características de la superbacteria Acinetobacter baumannii. Este patógeno multirresistente a antibióticos encabeza la lista de bacterias más peligrosas para la salud humana recientemente publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Alejandra Mussi, investigadora del CONICET, hace más de diez años lleva adelante estudios para saber más sobre este patógeno nosocomial, tanto con el grupo que dirige en CEFOBI, como con investigadores de Argentina y de otras partes del mundo.

“A. baumannii es el paradigma de la multirresistencia, y emergió como patógeno oportunista como consecuencia de las circunstancias favorables que encuentra en el ámbito hospitalario, debido al uso masivo de antibióticos y la presencia de pacientes inmunodeprimidos, así como de su capacidad de persistir y de desarrollar o adquirir determinantes de resistencia a antibióticos”, explicó Mussi.

 “Puede vivir aún en ausencia de humedad, en las paredes, cortinas y sábanas de los hospitales, formar biofilms, que son agrupaciones bacterianas sobre superficies que presentan mayor capacidad de sobrevivir en condiciones adversas. Todo esto favorece que se seleccionen y establezcan clones multirresistentes, los cuales producen infecciones difíciles de tratar. Hoy en día la mayoría de las cepas circulantes son resistentes a múltiples drogas, incluyendo los carbapenemes, antibióticos β-lactámicos, considerados como los últimos recursos terapéuticos”, agregó la investigadora.

Un trabajo publicado por Mussi y su grupo recientemente en Journal of Bacteriology muestra cómo, en presencia de luz natural este microorganismo modula diferentes vías metabólicas -algunas de ella centrales y vinculadas con la virulencia del microorganismo- y además estimula la producción de enzimas antioxidantes y la tolerancia a ciertos antibióticos, características que podrían contribuir a la persistencia de la bacteria en el ambiente.

Para reducir la transmisión de las bacterias en los ámbitos nosocomiales y en consecuencia, de los clones resistentes a múltiples drogas, es necesario realizar una exhaustiva limpieza de todos los espacios y que se lleven a cabo estrictos protocolos de desinfección y esterilización de materiales, quirófanos y ropa de cama, así como también que se realice una buena higiene de manos del personal médico.

Estudiarla desde hace tiempo

En el 2010, Mussi junto con el doctor Luis Actis (Miami University) y otros colaboradores, descubrieron un nuevo rasgo de la fisiología de la bacteria: la capacidad de percibir y responder a la luz ambiental. Los investigadores observaron que Acinetobacter baumannii, que utiliza compuestos químicos como fuente de energía (quimiótrofas), era capaz de percibir la luz. En ese marco se reconocieron varias características moduladas por luz como la motilidad, formación de biofilms y virulencia.

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

Hoy, siete años después, la investigación fue un poco más allá: en el artículo publicado en Journal of Bacteriology, el grupo de investigación demostró que en presencia de luz, este microorganismo modula vías metabólicas centrales