22 de junio de 2017

Monumentos históricos en Rosario: la residencia de Casiano Casas

El matrimonio Casiano Casas y Adela Echesortu encargó el proyecto de su palacete ubicado en calle Córdoba 1852 al renombrado arquitecto Alejandro Christophersen.

Arq. Ricardo F. Miranda

Casiano Casas nació en Villa Nueva, hoy parte de Villa María, provincia de Córdoba, el 25 de marzo de 1850, y falleció en Rosario el 12 de octubre de 1925, donde se había afincado siendo muy joven. Era hijo de Melitón de las Casas y de Juana de las Casas,  familia de origen sevillano que en América se remonta al año 1545.

Casó el 3 de febrero de 1846 con Adela Echesortu, hija de Lázaro Echesortu, ambos naturales de Bilbao.

Casiano Casas fue fundador de la sociedad anónima Echesortu y Casas, junto con su cuñado, Ciro Echesortu; fundador y vicepresidente de la Sociedad Rural de Rosario, Senador y presidente pro tempore de Senado Provincial, gobernador temporario de la provincia de Santa Fe, fundador del Club Social, presidente del Banco Popular de Rosario, director del Banco Provincial de Santa Fe y director del Banco Municipal de Rosario.

Según testimonios familiares, Casiano Casas encargó el proyecto de su residencia al renombrado arquitecto Alejandro Christophersen.

 

Alejandro Christophersen era noruego, nacido el 30 de agosto de 1866 en Cádiz, donde su padre se desempeñaba como cónsul de Noruega, Suecia y Dinamarca. Cursó sus estudios de bachillerato en Oslo. Inició luego estudios de pintura, que abandonó para cursar la carrera de arquitectura y escenografía en la Real Academia de Bruselas, completando sus estudios en el atelier Pascal de la École des Beaux Arts de París. A los 21 años, en 1887, viajó al Uruguay, donde estaban afincados sus padres y realizó allí sus primeras obras en este continente. Invitado por su tío Pedro Christophersen a radicarse en Buenos Aires,  ingresó a trabajar al estudio del arquitecto Ernesto Bunge, quien lo incorporó a la flamante Sociedad Central de Arquitectos, de la que llegó a ser luego presidente. La biblioteca de la Sociedad Central lleva hoy su nombre. Estableció su propio estudio hasta que en 1890 la crisis nacional lo forzó a trasladarse a la provincia de Santa Fe en donde trabajó en la mensura de campos de las nuevas colonias agrícolas. Fue fundador de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires y destacado pintor, presidente de la Sociedad de Acuarelistas, Pastelistas y Grabadores. En 1919 publicó su libro " Ideas sobre Arte". Presidió el Instituto Grafotécnico, Escuela Superior de Periodismo. Fue nombrado Comendador de 1ª Clase de la Orden de Carlos III, Comendador de la Orden de Isabel La Católica, de San Estanislao y de Santa Ana, Oficial de la Orden de San Olav.

Católico ferviente, su obra incluyó más de cien realizaciones entre iglesias, viviendas particulares y edificios públicos.Es sobresaliente en Buenos Aires la residencia que le encargara doña Mercedes Castellanos de Anchorena. Construída entre 1905 y 1909, frente a la plaza San Martín, sobre Arenales entre Esmeralda y Basabilvaso, es un conjunto de tres viviendas nucleadas por un cour d´honneur. Desde 1938, y llamado Palacio San Martín, es la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Otras obras significativas suyas son la  Bolsa de Comercio, el Café Tortoni, el  Santuario de Nuestra Señora de Santa Rosa de Lima, la  Iglesia Nuestra Señora de Caacupé, la Iglesia de Santa Magdalena Sofía Barat, en Villa Devoto, la Iglesia noruega, y un albergue para marineros escandinavos, ambos demolidos. De las decenas de viviendas particulares que construyó en Buenos Aires, sólo quedan unas pocas en pie: el hotel Méndez, actual Centro Argentino de Ingenieros en Cerrito 1250, la residencia Leloir, en Libertad 1270, hoy Círculo Italiano, y el hotel de Clodomiro Ledesma, en Montevideo 1545. En el cementerio de La Recoleta, proyectó el panteón familiar, en granito negro. En el Cementerio Central de Montevideo, otro también para los suyos en granito rosa. En esa ciudad también son de su autoría  la casa de Sara Gómez y de Ibarlucea de Howard y la de Don Guillermo Christophersen, en Berro y Cavia, Pocitos.

En Rosario, además de la de Casiano Casas, son de su autoría la residencia de Pinasco Piñeiro, en Córdoba esquina Italia, actual sede del Rectorado de la Universidad Nacional de Rosario, la residencia Fernández Díaz, en la cortada Álvarez 1516, frente a la plaza Pringles, donde hoy funciona laDefensoría del Pueblo, el panteón para la familia Ibarlucea en el cementerio de el Salvador, la casa de Santa Fe 940, antes de Vila Virasoro, hoy sede de la Mutual de Empleados del Banco Provincial de Santa Fe, la de Thomas Mackey, demolida, en Córdoba al 600, y, por testimonios familiares, la casa que construyera para su hermano Guillermo en el boulevard Oroño, ya demolida, y cuya ubicación no se ha podido precisar.

Alejandro Christophersen falleció en Buenos Aires el 4 de  febrero  de 1946.

La de Casas fue construída por la empresa Mazzuchelli entre 1911 y 1913. Está ubicada en un tramo del Paseo del Siglo que aglutina un conjunto  arquitectónico de alto valor: en la misma cuadra encontramos dos obras del arquitecto Alejandro Christophersen, ésta y la de Pinasco Piñeiro, en la esquina con Italia, actual sede del Rectorado de la Universidad Nacional de Rosario.

Desde su construcción y hasta 1958 perteneció a la familia. A partir de entonces es la sede del Colegio de Escribanos de la provincia de Santa Fe, 2° circunscripción. A fin de adecuarla a las necesidades de un nuevo uso, tuvo reformas y ampliaciones en el subsuelo y en la parte posterior, logrando conservar su impronta a más de un siglo de construída.

Implantada en un lote en el centro de la cuadra, se resuelve entre medianeras y hoy conforma un tramo homogéneo entre las que fueran las residencias de las familias Astengo y Minetti.

Consta de subsuelo, planta baja y dos pisos altos. La fachada presenta una total simetría. El proyecto centró la puerta de ingreso protegida por una marquesina de hierro y vidrio y distribuyó a sus lados dos grandes aberturas con dinteles de medio punto y barandas de balaustres. En el piso superior se ordenan tres balcones de hierro de los dormitorios que se corresponden con los tres de la mansarda, nuevamente con balaustres como en la planta baja.

En el zócalo inferior de granito se abren dos pequeñas ventanas del subsuelo y la puerta de servicio.

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

En la planta de recepción un gran hall central precedido por un antichambre nucleaban los ambientes principales: sala a la calle, salita, sala de billar con doble altura para seguir las partidas desde el piso superior y comedor. Este se vincula a un precioso jardín de invierno con pare