20 de septiembre de 2017

Rincones rosarinos: sede de la fundación Josefina Prats

La residencia está ubicada en Córdoba y Moreno y fue construida en 1912. El primer propietario fue Don José Firpo, luego adquirirda por Rouillón y finalmente vendida a Doña Josefina Prats, nombre que lleva la fundación en homenaje a sus trabajos en a beneficencia, música y pintura.

Por Arq. Ricardo F. Miranda

El primer propietario de esta residencia fue Don José Firpo, que la mandó construir en el año 1912. A poco de terminada fue adquirida por Don Alfredo Rouillon, quien en el año 1930 la vendió a Doña Josefina Prats. A su muerte, se organizó la fundación que lleva su nombre y donde  tiene su sede.

Su proyecto y ejecución fueron confiados a Don Segundo Taiana, miembro de la empresa constructora local “Taiana y Cía”.

El primitivo asentamiento de los habitantes de la villa del Rosario, alrededor y próximo a la plaza 25 de mayo, y hacia el sur sobre la calle camino a Buenos Aires, se fue desplazando hacia un nuevo sector de la ciudad, la calle Córdoba y el Boulevard Oroño.

La zona del terreno elegido, en la esquina sur-este de Moreno y Córdoba, comenzó a valorizarse a fines del siglo XIX y principios del XX con la construcción de importantes edificios: la escuela Gobernador Freyre, el edificio de los Tribunales Provinciales y la Jefatura de Policía. Marcos Paz donó los terrenos para la plaza San Martín, y en la cuadra de Córdoba entre Dorrego e Italia, una plaza de toros dio lugar a importantes residencias particulares, siendo hoy unos de los  tramos con obras de más alto valor patrimonial.

Don José Firpo era natural de Génova. Radicado en la Argentina, tuvo una actividad destacada empresario, industrial y hacendado. Participó en la Bolsa de Comercio porteña y local. Fue fundador de la cabaña "La Danesa" y de las compañías de seguros “La Continental” y “La Agraria”. En 1898 se casó en Las Rosas, Santa Fe, con Doña María Miró, natural de Montevideo, y fueron padres de siete hijos.

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

Poco después de terminada, la residencia fue vendida y la adquirió Don Alfredo Juan Rouillon, quien fue miembro del concejo deliberante, diputado provincial, intendente de la ciudad y directivo de importantes empresas, sociedades y clubes de Rosario. Estaba casado con  Doña