1 de noviembre de 2017

Científicos rosarinos diseñan estrategias para proteger las células nerviosas

Un grupo de investigadores del IBR (Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario) diseñó una estrategia basada en compuestos de penetración celular para disminuir el daño oxidativo de tejidos nerviosos.

La envoltura que recubre nuestras células, denominada membrana plasmática, funciona como un “control de aduanas biológico”, regulando la entrada y salida de moléculas. Esta barrera es esencial para el correcto funcionamiento de la maquinaria celular pero, como contracara, impone una importante limitación al acceso de muchos compuestos diseñados con fines terapéuticos como proteínas, drogas con carga iónica, o ADN/ARN.

En el laboratorio de Estructura, plegamiento y función de proteínas, que dirige Eduardo Ceccarelli, investigador superior del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), algunas de las estrategias que utilizan para eludir el obstáculo de la membrana plasmática incluyen la electroporación, donde la aplicación de un pulso eléctrico genera poros transitorios en la membrana permitiendo la internalización de diversas moléculas, así como la utilización de vehículos virales y asociaciones con moléculas capaces de fundirse con la membrana.

“Todos estos métodos tienen ventajas y desventajas, explica Ceccarelli y -deben ser aplicados en condiciones particulares, ya que pueden causar toxicidad y hasta la muerte celular, limitando sus usos en investigación o generando riesgos para su aplicación terapéutica”, destaca el investigador.

 

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

A finales de los 80s, Frankel y Pabo, investigadores de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, descubren que la proteína TAT del virus del HIV es capaz de translocarse al interior de células en cultivo. Esto condujo al estudio estructural de esta proteína hasta dar con