9 de mayo de 2018

“El ruido de rotas cadenas”: a propósito del día del Himno Nacional

La Asamblea General Constituyente de 1813 aprobó el 11 de mayo de ese año el Himno Nacional Argentino, como la única canción oficial de las Provincias Unidas del Río de la Plata. El Himno fue obra de Vicente López y Planes y Blas Parera. Se entonó por primera vez en la casa de Mariquita Sánchez de Thompson.

 Por Miguel Ángel De Marco (h) 

 

Así sucedió

No habían transcurrido cinco meses de la creación de la escarapela y la bandera nacional, teniendo a Rosario como cuna en febrero de 1812, cuando el gobierno patrio solicitó al

Cabildo de la ciudad de Buenos Aires que compusiera una marcha patria que obligatoriamente se ejecutara con anterioridad a la realización de los espectáculos públicos y al inicio de las clases escolares. El excelso valor supremo de la “libertad” debía guiar a los compositores, generando un respeto tal que fuera escuchado de pie, y a cabeza descubierta.

La tarea de escribir su letra le correspondió a Vicente López y Planes, de 28 años de edad, quien había participado en la defensa de su Buenos Aires natal durante las Invasiones Inglesas, integrando el cuerpo de Patricios. En 1809 viajó a Chuquisaca, en el Alto Perú, para estudiar Derecho en su prestigiosa universidad. Al estallar un año más tarde la Revolución de Mayo actuó como secretario auditor en la primera expedición del gobierno patrio al interior. Fue secretario del Triunvirato y en 1813 asumió como diputado en la Asamblea Constituyente que se reunió con el objetivo de afianzar la marcha de la revolución. Junto a fray Cayetano Rodríguez se le encomendó presentar una canción popular “que alentara la bravura de las tropas y mantuviese vivo en el corazón de los ciudadanos el entusiasmo de la libertad”.

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

Según confesó Vicente López y Planes en vano pidió inspiración a las musas. Los ensayos no terminaban de convencerlo. En su opinión los versos no lograban el acento viril de la epopeya revolucionaria, que contaba ya con el triunfo de las tropas patriotas com