8 de mayo de 2019

Wenceslao Moreno: la historia de un joven con parálisis cerebral y un futuro sin límites

Wenchy tiene 22 años, en dos semanas rinde su última materia para recibirse de médico, es cinturón negro de taekwondo, entrenó y compitió en atletismo. Vivió momentos muy difíciles pero los superó y busca la inclusión de las personas con alguna discapacidad en la sociedad

“Ser consciente de las limitaciones de uno mismo, pero no dejar que estas limitaciones nos condicionen con lo que queremos hacer”, así define Wenceslao Moreno todo lo que ha realizado en su vida y lo que proyecta para su futuro. Wenchy, como casi todos lo conocen, tiene 22 años y nació con parálisis cerebral en Mar del Plata. Cuadro que le dificulta la motricidad fina hoy en día: es decir no puede escribir y además tiene movimientos corporales anormales. A los 11 años vino a vivir a Rosario y su historia de superación lo ha llevado a dar algunas charlas motivacionales en diferentes lugares.

Wenceslao está estudiando medicina y el próximo 24 de mayo rendirá su última materia: Clínica médica. Cuando llegó a la ciudad, siendo un niño, se adentró en el mundo de las artes marciales. Llegó a ser cinturón negro de taekwondo. “Fue una etapa bastante grande en mi vida, yo hice varias artes marciales como aikido, jiu- jitsu, kick boxing. Arranqué en el 2006, con taekwondo empecé y de a poco fui incursionando en otras artes marciales hasta llegar a ser cinturón negro”, explica Wenchy.

“El deporte me ayudó mucho a desarrollarme y conocerme como persona”, resume. Recuerda que él se comparaba mucho con sus compañeros, pero sus entrenadores de taekwondo le explicaron que la limitación la tenía en su cabeza y no en el cuerpo, que la verdadera competencia era consigo mismo.

”Yo estaba operado de cadera y mi flexibilidad y movilidad no era la misma que los otros. La operación fue una secuela de la parálisis. Me rotaron los dos fémures y tuve que aprender a caminar de nuevo”, describe el joven. El Club Atlético de Fisherton (C.A.F) fue el lugar donde entrenó. Conserva muy buena relación con sus entrenadores y piensa en volver algún día.

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

Tres años atrás dejó el taekwondo porque lo llamó Martín Arroyo, entrenador de Yanina Martínez y miembro del comité paralímpico argentino, para competir en pista junto a otros chicos con parálisis cerebral. “Fue la primera vez que