2 de octubre de 2019

Científicas rosarinas publicaron un libro sobre el cuaderno de cocina de Leticia Cossettini

La publicación surgió a partir de un ex alumno de una de las hermanas maestras y pedagogas argentinas, quien recibió el manuscrito culinario cuando ella murió y lo compartió con las investigadoras

Paula Caldo, investigadora del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), junto a la becaria Micaela Pellegrini Malpiedi, que se desempeñan en Investigaciones Socio-Históricas Regionales (ISHIR, CONICET-UNR) son las autoras del libro “El manuscrito culinario de Leticia Cossettini”, que editó Casagrande y  en el que también trabajó Guillermo Ferragutti. El libro surgió a partir del profesor Carlos Eduardo Saltzmann, ex alumno de Leticia, quien recibió el cuaderno de recetas cuando ella murió y lo compartió con las científicas.

Las hermanas Cossettini, Olga (1898- 1987) y Leticia (1904-2004) fueron maestras y pedagogas argentinas, hijas de inmigrantes italianos. Se destacaron por haber llevado a cabo un proyecto educativo innovador llamado “Escuela Serena” que transformó la escuela tradicional y se basó en fomentar la independencia, la creatividad y la libertad de los niños en el aula. La Escuela Serena se desarrolló en Rosario desde el año 1935 al 1950 y estaba adherida el movimiento escolanovista. La influencia de su modo de educar trascendió épocas y fronteras: hoy en día siguen apareciendo relatos que hablan de la tan importante labor que las hermanas Cossettini han realizado.

Micaela Pellegrini Malpiedi es profesora y licenciada en historia por la UNR (Universidad Nacional de Rosario). En su tesis de doctorado estudia las prácticas pedagógicas de Leticia Cossettini y en el marco este trabajo visitó el Archivo Cossettini del IRICE y además se interesó por indagar otras huellas de Leticia. “Me encontré con Armando Sarrabayrouse, ex alumno de Leticia, fui a Rafaela y a San Jorge y en ese trabajo de búsqueda también me encontré con Carlos Saltzmann. El me facilitó el cuaderno y muchas otras fuentes de Leticia. Cuando estuve frente al cuaderno, reconocí la letra inconfundible de Leticia, con la cual estaba familiarizada a partir de haber transcripto los diarios de clase de Leticia conservados en el Archivo de IRICE”, narra Pellegrini Malpiedi.

 

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

“Si bien el objeto estaba muy vinculado a mí, en cuanto se trataba de Leticia, de sus prácticas, era también muy cercano a mi directora, que es Paula, porque ella tiene una larga trayectoria con respecto a la historia de las mujeres, la escritura culinaria, entonces me par