23 de octubre de 2019

El deporte como herramienta de inclusión social: la historia de Giuliano Baruzzo

En 2016 de la mano de dos sacerdotes llegó y reformó el club Madre María en Villa La Lata. Los chicos juegan, se divierten, aprenden y tienen un espacio de contención social. El joven de 29 años, este 2019 dejó el cargo de coordinador deportivo en Rosario y se encuentra trabajando en Fundación River

Giuliano Baruzzo tiene 29 años y un compromiso social muy fuerte. En 2016, cuando era seminarista fue invitado por los sacerdotes Fabián Belay y Gonzalo Carbone para trabajar con chicos con adicciones en un centro de vida en la zona sur. “En ese momento vimos también la necesidad de darle una institucionalidad al club y que los chicos dejen de jugar a la pelota para practicar un deporte”, explicó Baruzzo. Así fue que en 2017 el club María Madre se incorporó a la Asociación Rosarina de Fútbol de Salón (Arofusa) y Giuliano comenzó a trabajar en el lugar como coordinador deportivo. En 2018 salieron de Arofusa y llegaron a La Asociación Rosarina de Futbol. Este 2019 Giuliano se fue a trabajar a Fundación River  en Buenos Aires sin embargo sigue vinculado, como en sus inicios, al club de La Lata.

La historia de Giuliano y del club María Madre de La Lata está vinculada. Giuliano estuvo unos cinco años formándose como seminarista para ser sacerdote. En 2016 de la mano de los padres Fabián Belay y Gonzalo Carbone comenzó a visitar un centro de vida en villa La Lata. La Parroquia María Madre de Dios está en el corazón del barrio La Lata (Paraguay y Amenábar) y funcionan los talleres y la sede del club. Luego se adentró en la vida deportiva del lugar. “En el centro de vida se trabaja con chicos con adicciones y en el club se trabaja con los más pequeños para generar espacios de prevención, inclusión y contención social a través del deporte”, explicó Baruzzo.

“Además del centro de vida y del club funiona un Eempa (establecimiento  de educación para adultos)”, añadió, destacando la labor que se realiza de manera integral y abarcando todas las edades.

 

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

Pasó un año y Giuiliano se convirtió en coordinador deportivo del club. Ingresaron en Asociación Rosarina de Fútbol de Salón (Arofusa) y comenzaron a competir en torneos. Además el club incorporó el hockey femenino y taekwondo. Unos 150 chicos