11 de diciembre de 2019

Sistema B y Academia B en Rosario: un nuevo paradigma para la economía y los negocios

Existen numerosos movimientos para dar respuesta al estado de situación del mundo. Uno de ellos, incluye a las empresas B, las cuales buscan un triple impacto: social, económico y ambiental. Este modelo de empresas impulsado por la organización global B Lab (Sistema B en Latinoamérica) desarrolló un sistema de certificación. Sistema B propone incorporar a las empresas como nuevos actores en la construcción de bienes públicos, y construir mercados de impacto. La ciudad se suma para impulsar esta visión tanto en el ámbito empresarial como en el académico.

El movimiento B surge por una búsqueda en común: una nueva “genética” económica que permita que los valores y la ética inspiren soluciones colectivas. “Cada vez más empresarios se proponen ser actores de un cambio positivo, desde la misma actividad económica. No se trata de renunciar a los cargos ejecutivos y dedicarse a la política o a fundar ONGs para trabajar por alguna causa social o ambiental. Se trata de contribuir al desarrollo social y al cuidado del medio ambiente por medio de la misma actividad empresarial, sin resignar al objetivo de obtener un rendimiento por el capital invertido”, explicó Luis García Ghezzi, profesor de la Universidad Austral en Rosario.

La propuesta de Sistema B apunta a una economía que pueda crear valor integral para el mundo  y desde el propio mercado. “La misión de las empresas B es proveer bienes o servicios de calidad a sus clientes -para satisfacer ciertas necesidades, como cualquier otra empresa- pero lo hacen enfocando todos sus procesos y actividades de modo tal de favorecer al medio ambiente y a las personas involucradas. Es decir, integran los criterios sociales y ambientales en la toma de decisiones al mismo nivel que el criterio económico”, detalló García Ghezzi.

 

 

 

 

 

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

El foco de las empresas está puesto en el propósito, en el para qué, en la resolución de dichos problemas pero a través del propio negocio. Esta visión de la economía y de la empresa nació en Estados Unidos y Canadá en el año 2006