17 de febrero de 2016

Baldosas de autor en las veredas de Rosario

Inés Martino y Fabricio Caiazza se valen de la técnica que les traspasó el último baldosero hidráulico rosarino y uno de los pocos que quedan en el país para reparar veredas y, a través de ello, también la relación que los rosarinos tienen con los lugares comunes

Por Virginia Giacosa

@VirGiaco

A quién camine por la ciudad de Rosario con la mirada puesta en el suelo la situación no le pasará inadvertida. Es que en medio del mar gris de las veredas sobresalen, de tanto en tanto, cuadrados que nada tienen que ver con los demás y que en parte recuerdan a los antiguos mosaicos de la casa de nuestras abuelas. Se trata de baldosas de 15x15 con diseños de autor y una explosión de colores.

Inés Martino y Fabricio Caiazza son los impulsores de esta idea que se llama Proyecto Anda y que apunta, según sus creadores, a “reparar la relación que las comunidades establecen con los espacios públicos y de uso común”.

Pero el trabajo que se inició hace ya varios años no lo hicieron solos. Para ponerlo en marcha fue necesaria la enseñanza de Vicente Callaci, el último maestro baldosero de la ciudad de Rosario, que al día de hoy lleva adelante ese oficio.

Pensar al espacio público y común como una zona de encuentros pero también de conflictos fue el disparador de la investigación de Martino y Caiazza que se ramificó en talleres de construcción de baldosas en distintas ciudades argentinas (Rosario, Buenos Aires, Mar del Plata, Santa Fe, Chaco, San Juan, Córdoba, Bahía Blanca, entre otras) y de España (Barcelona, Madrid, Donostia), en unos cuantos tutoriales que se pueden descargar de la web y en un libro  (Baldosas hidráulicas para la construcción de espacio público), editado en 2014 con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes y el premio estímulo de Espacio Santafesino que gracias, a Cancillería Argentina, pudieron presentar en Bruselas en 2015.

 

 

Ingresa o Regístrate gratuitamente para acceder al informe completo y descargar información adicional.

Manos a la obra Lejos de una idea decorativa, los hacedores del Proyecto Anda remarcan que la finalidad va más allá de hacer baldosas lindas y coloridas. Si bien cada baldosa ocupa el lugar de la que falta o está rota en la vereda, el espíritu de la iniciativa aspira a s